domingo, octubre 15, 2006

::m

Lo intentamos, nos esforzamos, buscamos a todas horas palabras que expresen nuestro amor, la calidad, la cantidad, seguros de que no ha habido dos personas que lo hayan experimentado antes en la historia de la creación. Tal vez Catherine y Heathcliff, Romeo y Julieta, Tristan e Isolda, Hero y Leandro, pero todos ellos no son sino personajes de ficción. Nos hemos conocido uno al otro de siempre, desde antes de ser concebidos incluso. Recordamos haber jugado juntos en un parque, habernos cruzado en una esquina cualquiera, habernos encontrado delante del Sagrado Templo, antes de Cristo; habernos saludado uno al otro en el Foro, en el Partenón, desde dos barcos cuyos rumbos se cruzan, cuando Cristóbal Colon emprende viaje a América. Hemos sobrevivido juntos a un pogromo, hemos muerto juntos en Dachau, nos han ahorcado juntos a los dos una banda del K Flux Klan. Hemos padecido cáncer, la polio, la peste bubónica, la tuberculosis, la adicción a la morfina. Hemos tenido niños juntos, hemos sido niños juntos, hemos estado juntos en el útero materno. Nuestra historia tiene tal hondura, tal anchura y tal longitud, que nos conocemos uno al otro desde hace millones de años. Y aun no sabemos como expresar esta clase de amor, este sentimiento. A veces me quedo paralizada. Un día, estamos juntos en la ducha y quiero decirte: podría estar sumergida bajo veinte metros de agua, sin ahogarme y sin ningún temor a ahogarme, segura de que siempre estaré a salvo contigo a mi lado, de que no me importaría morir mientras tú estuvieras conmigo. Eso el lo que quiero decir; pero no lo hago.
Elizabeth Wurtzel - Nacion Prozac
referenciado por SickLove

2 comentarios:

DarkV dijo...

wow...yo estoy escribiendo algo muy parecido a eso!! tienes las mismas bases, no pense que alguien hubiese pensado similar a mi!!

Fatídico dijo...

Prisioneros de los embotellamientos neuronales, esclavos de los monosílabos recitales. Como también lo son las emociones inexplicadas, distantes, objetos quizás de una coalición de elementos, que esperan alguna disonancia atascada en la garganta.