domingo, junio 01, 2008

carcaj

"Una fuerza la recorría, algo que él había conocido en Night City y en lo que se había apoyado, que lo había sostenido, que lo había apartado por un momento del tiempo y de la muerte, de la inexorable vida de calle que les mordía los talones. Era un lugar que conocía de antes; no cualquiera podía llevarlo hasta allí, y de alguna manera siempre había logrado olvidarlo. Algo que había encontrado y perdido tantas veces. Pertenecía -supo, recordó, cuando ella lo atrajo hacia sí a la carne, la carne de la que se mofaban los vaqueros. Era algo inconmensurable, más allá de la conciencia, un océano de información codificado en espiral y en feromonas, una complejidad infinita que sólo el cuerpo, a su manera ciega y poderosa, podía interpretar."

Neuromante
William Gibson

3 comentarios:

invasor neutral dijo...

glup, glup, empcados como sardinas al sol, dismnuidos en lo alto de una metamorfosis numerica, ficciosa y platinada, espalda al viento, subiendo y bajando por escaleras adosadas a las manos, recorriendo inadvertidamente las tinieblas de los parpados. tantas veces cegado en este cuerpo...

luto dijo...

joder,tenes ese libro???

vudú dijo...

lo he impreso todo por partes y llevo años leyendolo. hagamos un canje y lo colocas en tu almohada.